Archivos de la categoría ‘Escocia’

Monumento a William Wallace en el horizonte

A menos de una hora en coche desde Edinburgo- dirección oeste-  pudimos visitar la pequeña ciudad de Stirling, situada todavía en las midlands, pero que es una perfecta puerta de entrada a las Tierras Altas de Escocia, hacia donde nos dirigíamos.

Los más impresionante de Stirling es su espectacular castillo medieval -visita obligada- que nos hace rememorar una de las etapas más bellas de la bélica historia escocesa: la Batalla del Puente de Stirling. Si además tienes la fortuna (como en nuestro caso) de asistir a una visita interpretada, recordarás tu estancia en el burgo de Stirling toda la vida.

La Batalla del Puente de Stirling fue una de los enfrentamientos más importantes de la Guerra de la Independencia de Escocia, entre escoceses e ingleses. Cuentan los highlanders que a finales del siglo Siglo XIII las fuerzas de Andrew de Moray y William Wallace (si, el protagonista de Braveheart) derrotaron al terrible ejército inglés a pensar de estar en inferioridad numérica.

A partir de ese momento, Stirling fue una de las ciudades preferidas de los reyes escoceses, conviertiéndose incluso en capital de Escocia, por su situación estratégica e interés militar.

El castillo está en un excelente estado de conservación, cuenta con un pequeño museo militar y -por supuesto- su propio fantasma. Desde la colina se pueden contemplar las primeras sierras montañosas y, como no, el Monumento dedicado a William Wallace en Escocia (en la imagen).

Edimburg Castle

Edimburgo, Capital de Escocia desde el Siglo XV, es una ciudad sorprendente. Discreta, elegante, su belleza no se manifiesta de manera exuberante nada más pisar el centro de la Old Town, sino que es preciso caminar por sus callejones, sus parques y jardines para descubrir las entrañas de una ciudad de casi medio milllón de habitantes y admirar la eterna belleza de una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Su imponente castillo – recuerdo de la relevancia medieval del reino de Escocia– domina la colina sobre la que se asienta la parte más antigua de esta “ciudad humeante” y le otorga la distinción que merece la segunda ciudad más visitada de Gran Bretaña, después de Londres. No en vano (según la Wikipedia) Edimburgo multiplica su población hasta llegar a los 13 millones de turistas. Puedo asegurar que muchos de ellos en verano.

Los escoceses presumen de su fama de intrépidos aventureros e innovadores y Edimburgo no es para menos. Así, muchas de sus calles y paseos recuerdan a los relevantes científicos, escritores y políticos que ha dado Edimburgo: David Hume, Graham Bell, Conan Doyle -que Londres se atribuye como propio- R. L. Stevenson, Walter Scott… Sin olvidarnos, por supuesto, de Sean Connery!