Posts etiquetados ‘cambio climatico’

En 2013 tuve la posibilidad de colaborar con el proyecto europeo de I+D+i LOCAW, Low Carbon at Work, liderado por el profesor Ricardo García Mira, del Grupo de Investigación persona-Ambiente de la UDC.

Finalizado el proyecto, hemos elaborado este vídeo divulgativo que trata de presentar los objetivos y principales resultados obtenidos y que, en España, analizó el entorno de trabajo de la Universidade da Coruña. A nivel europeo se analizaron empresas como Shell, Volvo, Enel, Aquatim y el ayuntamiento de Groningen (Holanda).

El objetivo de LOCAW ha sido analizar los factores que favorecen o impiden la transición de empresas y ciudadanos hacia modelos sostenibles de producción y consumo, creando un modelo integral que permita reducir las emisiones de carbono en el lugar de trabajo como estrategia para lucha contra el cambio climático.

El estudio ha tenido en cuenta los valores y comportamientos de los trabajadores, estudiando las barreras físicas y organizacionales que dificultan comportamientos pro-ambientales, estableciendo predicciones a largo plazo a través de herramientas innovadoras como el “modelado de agentes”.

Los resultados del estudio destacan la influencia de las normas sociales y de la conducta esperada en los comportamientos desarrollados dentro de una organización. No obstante, para promover prácticas responsables en el entorno laboral es preciso promover una cultura ambiental dentro de la organización y desarrollar campañas de sensibilización y acciones sostenidas en el tiempo.

En segundo lugar, los resultados muestran la necesidad de promover procesos participativos “botttom-up” (de abajo arriba) en los que trabajadores, centrales sindicales y directivos diseñen conjuntamente estrategias de adaptación al cambio climático.

Un resumen del Proyecto y de las principales conclusiones de LOCAW puede ser descargado aqui.

Un año más, el Panel Intergubernamental contra el Cambio Climático advierte que el impacto del efecto invernadero puede ser irreversible y peligroso en su V Informe de evaluación.

“Nuestra evaluación concluye que la atmósfera y el océano se han calentado, los volúmenes de nieve y hielo han disminuido, el nivel del mar se ha elevado y las concentraciones de dióxido de carbono han aumentado hasta niveles sin precedentes desde hace, por lo menos, 800.000 años” (Thomas Stocker, Copresidente del Grupo de trabajo I del IPCC).

Dichos efectos están siendo ya observados en algunos Estados y continentes, pero los mayores perjudicados serán las poblaciones más vulnerables y los países en vías de desarrollo. La ONU prevee que los mayores cambios demográficos e el planeta en los pŕoximos 50 años serán provocados por los “refugiados ambientales“.

Millones de personas que tendrán que trasladarse de sus países para seguir viviendo. Europa (y España) tendrá que afrontar la llegada masiva de la población africana, si no se actúa para aumentar la capacidad de adaptación y resiliencia de las comunidades africanas más vulnerables.

El cambio climático plantea problemas de equidad y justicia social por ahora ignoradas por el egoísta hombre occidental:

“Muchas de las personas más vulnerables al cambio climático apenas han contribuido y contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero… No será posible afrontar el cambio climático si los distintos agentes anteponen sus propios intereses de forma independiente; solo se alcanzarán resultados positivos con respuestas colectivas, en particular de la cooperación internacional”. (R.K. Pachauri, Presidente del IPCC).

Los expertos del IPCC hablan de la necesidad de adaptación y de transición hacia comunidades más bajas en carbono.  Cuando ya no es posible revertir los efectos del calentamiento global, es preciso, sin embargo, reducir su incremento y los riesgos ambientales y sociales del mismo.

Para ello debemos reducir la emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero. ¿Cómo? También parece claro: cambiando nuestra economía y nuestros patrones de consumo como individuos y como sociedad.

“La transición a una economía con bajas emisiones de carbono es técnicamente viable, pero lo que faltan son políticas e instituciones adecuadas. Cuanto más esperemos a actuar, mayor será el costo de la adaptación al cambio climático y su mitigación” (Youba Sokona).

Para comprender las causas y los efectos del cambio climático, y como comportarnos (como individuos y sociedades) de manera sostenible, no es preciso sen un científico ni haber hecho un máster. En Galicia, por ejemplo, existen materiales didácticos magníficos sobre el CC, como el proyecto Climántica. Pocas excusas nos quedan ya y escaso es el tiempo que tenemos para buscar soluciones a un problema global y perpetuo.

No se trata de que mundo le dejaremos a nuestros descendientes, sino de en que mundo tendremos que vivir los próximos 50 años. No se trata de mostrar visiones catastrofistas del futuro, pero las primeras décadas del S XXI están siendo un periodo decisivo desde el punto de vista ambiental, social y democrático. Espero que estemos a altura de las circunstancias.