Posts etiquetados ‘La historia de las cosas (The Story of Stuff)’

The Story of Stuff- a great 20´video that sums how we are destroying our planet, health, and communities.

Annie Leonard – ex activista de Greenpeace- realizó en 2007, este video de YouTube  para transmitir el mensaje de “The Story of Stuff” ,  un cortometraje franco e ingeniosamente animado que contaba la pasión de los norteamericanos por consumir, consumir y consumir mas y mas cosas al mismo tiempo que están destrozando el planeta.

Este vídeo se convirtió viral en Internet, y cuenta con millones de visualizaciones. Después vinieron sus libros, una página web y lo que se ha lllamado un “movimiento ambientalista“. A ello ha contribuído la prensa, como este artículo de THE GUARDIAN. 

En él Leonard habla de la importancia de las relaciones: “Resulta que nuestras cosas no nos están haciendo más felices. Nuestra relación obsesiva con las cosas materiales está realmente poniendo en peligro nuestras relaciones, que son el factor más determinante en nuestra felicidad [una vez que nuestras necesidades básicas se cumplan]”.

Leonard hace un llamamiento a una investigación más amplia para discutir las consecuencias sociológicas y psicológicas de nuestra epidemia que todo lo consume, incluyendo la de Tim Kasser y Robert Putman. Kasser identificó una conexión entre una perspectiva excesivamente materialista y mayores niveles de ansiedad y depresión, mientras que Putman argumenta que estamos pagando el precio final por nuestras tendencias consumistas con la pérdida de amistades, del tradicional apoyo vecinal o de la comunidad. Dichos autores plantean que nos estamos acercando al “colapso del tejido social” de nuestra sociedad (occidental) y que esto se agrava por nuestra mentalidad consumista/individualista.

Parte del problema, según Leonard, es nuestro confuso sentido del yo. Hemos permitido que nuestro ser ciudadano se vea empequeñecido por una acción refleja relativamente nueva: consumir, consumir, consumir. “Nuestro yo de consumo está tan sobredesarrollado que estamos muy cómodos. Pero cuando nos enfrentamos a problemas realmente grandes [como el cambio climático], pensamos en qué hacer como individuos y consumidores: “Debería comprar esto en vez de esto”.

Leonard apuestapor la participación democrática para invertir el modelo económico que está destruyendo el mundo: “Tenemos que volver a comprometernos con el proceso político y cambiar el equilibrio de poder entre aquellos que defienden el bienestar del planeta  y aquellos que sólo buscan destruirlo”.

Al igual que George Monbiot, Leonard no cree en el “consumo ético” como solución al problema. Monbiot afirma que el consumo verde puede actuar como una forma de “autoengañarnos” sobre el impacto de nuestro hábitos. Así, si estamos satisfechos con nuestras pequeñas acciones “la gente pasa por alto las más grandes y siguen convencidos de que están siendo ambientalmente responsables”.

Incluso, este consumo verde puede hacernos más permisivos con otros comportamientos no deseados, o más egoístas, tal y como afirman Nina Mazar and Chen-Bo Zhong, investigadores de la Universidad de Toronto, en el estudio “Do Green Products Make Us Better People?  (2010).

Cambiar nuestros hábitos de consumo para luchar contra el cambio climático implica, por tanto, un cambio integral de nuestro estilo de vida” y ello solo es posible si contamos con las condiciones estructurales para hacerlo. Como explica Monbiot:

“Un cambio en los hábitos de consumo rara vez es efectivoa menos que esté respaldado por la acción del gobierno. Usted puede renunciar a su coche por una bicicleta,  pero a menos que el gobierno está reduciendo simultáneamente el espacio disponible de la carretera, el lugar que ha desocupado simplemente será ocupado por alguien que conduce un coche menos eficiente de lo que tendría”.

Ambos autores aluden a la necesidad de empoderamiento colectivo Así. nuestro poder proviene de actuar como ciudadanos – exigiendo cambios políticos – no actuando solamente como consumidores individuales. La participación colectiva en procesos de transición hacia comunidades sostenibles pasa por un proceso de reflexión sobre nuestros propios hábitos, por cambio de actitud que lleve a un cambio radical en nuestro estilo de vida asíc omo por una mayor implicación en la toma de decisiones colectivas.